• Home
  • 2018
  • September

5 consejos para convertir el arroz sobrante en pudín de arroz

¿Qué es mejor que un plato grande y reconfortante de arroz con leche casero? Y tener ese cuenco en tu regazo en solo 20 minutos.

Y eso es absolutamente posible si comienzas con el arroz sobrante.

La idea es partir sobre la pregunta de cómo hacer arroz con leche basándote de un arroz ¿salado? Y convertirlo en un delicioso postre.

De hecho, la próxima vez que pidas comida china o india, te invito a pedir arroz adicional para que tengas algo a mano cuando tengas ganas de algo dulce y satisfactorio. O si hiciste un arroz blanco casero… qué mejor no desaprovecharlo si quedó un poco :-)

Mientras tengas algo de leche y azúcar (u otro edulcorante), puedes hacer arroz con leche.

1) La belleza de convertir arroz sobrante en arroz con leche es lo flexible que puede ser

Puedes usar cualquier tipo de arroz, ya sea de grano largo o de grano corto, blanco o marrón.

Lo mismo ocurre con la leche. La leche entera es clásica y te dará los mejores resultados, pero puedes usar leche baja en grasa si lo prefieres (saltea la leche descremada, ya que es solo agua).

Las leches no lácteas también son buenas selecciones, la leche de coco imparte su rico sabor al arroz con leche y la leche de almendra le da un buen sabor a nuez.

Pero hay una cosa que sí quieres y eso es para que tu arroz sea relativamente simple. En otras palabras, evita el arroz con sabores fuertes como cebollas salteadas o con chiles.

2) Usa partes iguales de arroz cocido y leche

Hacer pudding de arroz con arroz sobrante realmente no requiere una receta, siempre y cuando se siga la proporción básica de uno a uno.

Agrega partes iguales de arroz cocido y leche a una olla, hiérvelo, luego reduce el fuego y cocina a fuego lento, revolviendo frecuentemente, durante aproximadamente 15 a 20 minutos, hasta que el arroz haya absorbido la leche y tenga una consistencia pastosa.

3) Pruebe y endulce a medida que avanzas

La leche dará dulzura al arroz, así que endúlzalo con una mano suave. Agrega una cucharada o dos de azúcar, miel o jarabe de arce al principio y pruebe a la mitad del proceso.

Si quieres un poco más de dulce, agrega un poco más.

4) No olvides una pizca de sal

La sal no solo ayuda a equilibrar los sabores, sino que también resalta la dulzura, que es la razón por la que se necesita en panques, galletas y más.

Agrega un pellizco cuando agregues el edulcorante para un resultado final aún más sabroso.

Solo recuerda que el arroz que estás usando ya ha sido salado previamente.

5) Diviértete con los sabores

El cielo es el límite cuando se trata de dar sabor a un arroz con leche.

Las especias molidas calientes como la canela y la nuez moscada son clásicas y adorables, pero también lo son el clavo de olor molido, el jengibre y el cardamomo, así como mezclas de especias como la especia de pastel de calabaza o las cinco especias chinas.

Prueba un poco de ralladura de naranja, limón, lima o toronja si deseas un sabor más brillante o frutas secas como pasas o higos picados si deseas un poco más de textura y dulzura natural.

También puedes preparar el arroz con leche revolviendo una cucharada de cacao en polvo o chocolate negro cortado (o ambos).

Un poco de extracto de vainilla o almendra es genial.

Información: YouTube , KiwiLimón y Huffingpost

Esta receta y más disponibles en KiwiLimón 

Si te apetece una versión para adultos, revuelve con un toque de licor dulce como Amaretto, Bailey’s, Frangelico o Grand Marnier.