Cómo es un arrendamiento financiero

El mundo de las finanzas de activos donde se cuenta con el alquiler y arrendamiento (leasing) de contratos no siempre es tan claro como podría ser.

Y una de las frecuentes áreas de confusión es que no logramos a distinguir la diferencia entre un arrendamiento financiero y un arrendamiento operativo por ejemplo. Vamos a tratar de explicar …

La práctica contable generalmente aceptada define un arrendamiento operativo como “un arrendamiento que no es un arrendamiento financiero”.

Entonces, debemos comenzar por entender qué es un arrendamiento financiero.

¿Qué es un arrendamiento financiero?

Un arrendamiento financiero es una forma de proporcionar financiación: efectivamente, una empresa de leasing (el arrendador o el propietario) compra el activo para el usuario (generalmente llamado el arrendatario) y se lo alquila por un período acordado.

Un arrendamiento financiero se define como un arrendamiento que transfiere “sustancialmente todos los riesgos y recompensas de la propiedad del activo para el arrendatario”.

Básicamente, esto significa que el arrendatario se encuentra en una posición muy similar, como si hubiera comprado el activo.

El arrendador cobra una renta como recompensa por la contratación del activo al arrendatario.

El arrendador conserva la propiedad del activo, pero el arrendatario obtiene el uso exclusivo del activo (siempre que respete los términos del arrendamiento).

El arrendatario realizará pagos de alquiler que cubren el costo original del activo, durante el período inicial o principal del arrendamiento.

Existe la obligación de pagar todos estos alquileres, a veces incluyendo un pago global al final del contrato. Una vez que se hayan pagado todo, el arrendador habrá recuperado su inversión en el activo.

El cliente se compromete a pagar estos alquileres durante este período y, técnicamente, un arrendamiento financiero se define como no cancelable, aunque es posible que se cancele anticipadamente.

Al final del arrendamiento

Lo que sucede al final del período de un arrendamiento financiero primario variará y dependerá del acuerdo real, pero las siguientes opciones son posibles:

  • El arrendatario vende el activo a un tercero, actuando en nombre del arrendador
  • El activo se devuelve al arrendador para ser vendido
  • El cliente entra en un período de arrendamiento secundario

Cuando se vende el activo, se le puede dar al cliente un reembolso de los alquileres que equivale a la mayoría de los ingresos de la venta (menos los costos de eliminación) según lo acordado en el contrato de arrendamiento.

Si se retiene el activo, el arrendamiento entra en el período secundario. Esto puede continuar indefinidamente y llegará a su fin cuando el arrendador y el arrendatario acuerden, o cuando el activo se venda.

El alquiler secundario puede ser mucho más bajo que el alquiler principal o el alquiler puede continuar mes a mes con el mismo alquiler.

La idea detrás de un arrendamiento financiero es que es posible de hacerte de un bien (terreno, maquinaria, equipo, auto) sin tener que realizar el fuerte desembolso inicial que se requiere si tuvieras que comprarlo.

Esto en definitiva ayuda y facilita las operaciones dentro de una empresa.

Aquí lo importante es hacer bien una investigación con las casas arrendadoras para saber quién de las diversas opciones te ofrece el mejor contrato de arrendamiento financiero.

Entra a Unifin y podrás encontrar mayor información sobre este interesante tema.