• Home
  • Uncategorized
  • Cómo optimizar tu espacio para trabajar desde casa y ser productivo

Cómo optimizar tu espacio para trabajar desde casa y ser productivo

Trabajar desde casa es genial, sin desplazamientos, sin código de vestimenta, sin compañeros ruidosos.

Pero el trabajo a distancia tiene sus propios desafíos, es decir, mantenerse productivo.

Trabajar en el sofá en pijama es excelente hasta que te das cuenta de que es la hora del almuerzo y apenas has logrado algo en tu lista de tareas pendientes.

Para ayudarte a ser realmente productivo, es importante crear un espacio que te permita hacer tu mejor trabajo.

Veamos a continuación un par de consejos sobre cómo preparar el espacio de tu oficina en casa para tener una productividad real.

  1. a) Separa tu área de trabajo de tu espacio vital

La creación de un espacio de trabajo dedicado ayuda a minimizar las distracciones de la familia, las mascotas, la televisión y todas las otras cosas que pueden llamar tu atención.

Además del aspecto práctico de un espacio de trabajo separado, los límites físicos también ayudan a mantener algunos límites mentales para que tus dos vidas no sangren juntas.

Tener un lugar para “ir a trabajar”, incluso si solo se trata de una mesa o un rincón reservado para tal fin, esto le da cierta estructura a tu día de trabajo.

Entrar en ese espacio se convierte en un disparador mental que es hora de ponerse a trabajar y enfocarse dejando atrás lo que hay en casa.

  1. b) Considera la ergonomía

Varios estudios revelan que la buena postura y la ergonomía pueden dar lugar a notables aumentos de la productividad.

Si ya dejaste la oficina tradicional, es justo que ahora tengas a tu disposición lo mejor en cuanto a muebles para que puedas trabajar mejor ¿no lo crees?

Esto ¿por qué?

El contar con una silla ergonómica por ejemplo, disminuye notablemente las lesiones y el dolor de los tejidos blandos y por otro lado, se incrementa la productividad.

Si bien es posible que no puedas darte el lujo de tener sillas ergonómicas de gama alta en tu hogar, existen varias formas de ajustar la configuración de tu trabajo que beneficiará a tu cuerpo y tu trabajo.

Por ejemplo, al trabajar en una computadora, los codos deben estar en ángulos rectos y la pantalla aproximadamente al nivel de los ojos para que tu cuerpo esté alineado correctamente, en lugar de apoyarte sobre tu computadora portátil o estación de trabajo en una “posición de tortuga”.

  1. c) La luz

Busca estar junto a la luz natural tanto como sea posible en tu espacio de trabajo.

Este solo hecho disminuye cosas como la fatiga ocular y dolores de cabeza a la vez que aumenta la productividad.

Por otro lado, la luz natural te da un impulso de vitamina D, te hace sentir más feliz y más listo para afrontar el día.

Así que mantén las cortinas o persianas abiertas y asegúrate de tener una buena iluminación en tu espacio de trabajo para cuando esté nublado u oscuro.

  1. d) Rompe con la rutina

Ahora que tienes más control de tu espacio y tu tiempo, vale la pena que rompas la rutina para que te dé nuevas ideas y aire fresco.

Piensa en salir a trabajar a una cafetería cercana de vez en cuando o mejor aún, puedes pensar en la renta de oficinas tipo coworking para una salida en particular.

En sí estos espacios son muy accesibles, te brinda un segundo aire y podrás trabajar de forma diferente conectando ideas.

Otro atractivo que tiene el contar con este tipo de oficinas es que podrás ver a tus clientes sin tener que llevarlos a la intimidad de tu hogar.

Bueno, esperamos que estos consejos te permitan optimizar tu espacio y seas a la vez productivo al trabajar desde casa.

Si te interesó el tema y quieres saber más, da clic en la página de Network Oficinas y ahí podrás encontrarla.