Las suturas para heridas y laceraciones

La costura es una de las cosas divertidas que hacemos en el departamento de emergencias…

Bueno… esto es dicho desde la parte profesional ya que el reparar una laceración proporciona la gratificación inmediata de un trabajo bien hecho.

El gusto de estos profesionales de la medicina al ver que los bordes de la piel se unen para proporcionar una buena cicatriz, es una de las pocas veces que el médico de urgencias puede sentarse y pasar tiempo visitando a un paciente.

Si bien es importante proporcionar una buena cicatriz, las dos razones por las cuales realmente se cuidan las heridas es para asegurarse de que las estructuras que se extienden debajo de la piel no estén dañadas, funcionen adecuadamente y el poder así minimizar el riesgo de infección.

Sin embargo, hoy en día ya es posible contar con un super pegamento médico para cerrar heridas menores.

No hay costuras dolorosas y las heridas sanan igual de bien.

Veamos el lado de lo que es en sí una costura. Cuando se une la piel a través de los puntos de sutura duelen y la piel es lo más importante en la reparación y curación de heridas.

Pero su belleza es solo superficial y aunque las heridas pueden parecer leves, todas deben ser exploradas para asegurarse de que cosas como tendones, nervios y articulaciones no se dañen.

Y limpiar la herida para eliminar la suciedad también es una tarea que debe realizarse antes de que la piel se suture.

¿Cómo deciden los médicos usar puntos de sutura?

El cómo y cuándo ocurrió la herida le da al médico una idea de qué esperar para posibles complicaciones y planifica qué hacer.

Las mordeduras de animales tienen un alto riesgo de infección y las heridas de mordeduras humanas casi siempre se infectan.

La tasa de infección es tan alta, que a menos que el beneficio cosmético anule ese riesgo de infección, la mayoría de las mordeduras de animales son anestesiadas, exploradas, lavadas y no suturadas.

La piel cerrada actuaría como un absceso potencial: bacterias oscuras, cálidas e invitantes para prosperar en esa situación.

El acto de equilibrio entre una buena cicatriz y un buen resultado es uno que el médico decide antes de reparar una laceración.

Por lo general, es solo en la cara donde las preocupaciones estéticas ganan y cambian el equilibrio.

Ya sea que el pegamento para la piel o las suturas se usen para el cierre de la piel, la herida aún necesita ser explorada y limpiada.

Esto generalmente requiere anestesia para lograr independientemente del método el cierre de la piel.

El anestésico local utilizado (generalmente lidocaína) se puede calentar y amortiguar para que su inyección cause una incomodidad mínima y con la habilidad, suturar una herida no debe ser doloroso.

La expectativa de dolor y el miedo a los puntos de sutura ya no es la realidad.

La reparación y curación de heridas no debería ser la experiencia dolorosa que pudo haber sido hace una generación.

Video: YouTube

Conoce más: Degasa

Información: Reforma