Los tamales y un poco de su historia

El tamal encuentra su primer registro en el año 5000 aC, posiblemente 7000 aC en la historia precolombina.

Inicialmente, las mujeres fueron llevadas en las batallas como cocineras del ejército para hacer la masa para las tortillas y las carnes, guisos, bebidas, etc.

A medida que las tribus en guerra de las culturas aztecas, mayas e incas crecían, la demanda de preparar el nixtamal (maíz) se convirtió en un proceso tan abrumador que surgió la necesidad de tener un alimento portátil más sostenible.

Este requisito exigía la creatividad de las mujeres … desde entonces nació el tamal.

Los tamales se pueden preparar con anticipación y envasar, para calentar según sea necesario.

Fueron cocidos al vapor, a la parrilla en el comal sobre el fuego o puestos directamente en la parte superior de las brasas para calentarlos o se los comió fríos.

No existen aún registro de qué cultura creó realmente el tamal, pero se sugiere que uno comenzó y los otros pronto lo siguieron.

La idea de como hacer tamales atrapó muy rápido a las diversas culturas de entonces y, finalmente, creció en variedad y diversidad hasta hoy día.

Había tamales con chile rojo, verde, amarillo y negro, tamales con chocolate, tamales de pescado, rana, renacuajo, seta, conejo, pavo, abeja, huevo, flor de calabaza, miel, buey, semilla y tamales de nueces .

Había tamales de fruta blanca y roja, tamales blancos, tamales amarillos, tamales de carne seca, carne asada, carne guisada, frijoles y tamales de arroz.

Había tamales dulces como el de piña, pasas, canela, bayas, plátano y tamales de calabaza.

Había tamales de queso duro y blando, tamales de codorniz asados, tamales de hormiga, papa, cabra, jabalí, cordero y tomate.

Bueno, ya captas la idea ¿cierto?

Los tamaños, colores y formas variaban casi tanto como los rellenos. Fueron cocidos al vapor, asados al horno, asados al fuego, tostados, a la parrilla, asados, fritos y hervidos.

Las envolturas eran hojas de maíz, hojas de plátano, tela, hojas de aguacate, corteza de árbol blando y otras hojas comestibles y no tóxicas.

Los más comúnmente usados fueron con hojas de maíz, plátano y aguacate.

A lo largo de los milenios, las variedades se redujeron al mínimo, siendo las más comunes ahora el chile rojo, el verde, el pollo, el cerdo, la ternera, el dulce, el chile, el queso y, en los últimos tiempos, las verduras.

También cambió la ocurrencia diaria de hacer los tamales. Debido a que la preparación requería tanto trabajo y tiempo, los tamales se convirtieron en festivos, hechos para ocasiones especiales.

Esta tradición se mantuvo durante miles de años, con las mujeres de la familia trabajando juntas para preparar las salsas y carnes, preparar la masa y finalmente ensamblar y envolver los tamales antes de echarlos al vapor en ollas grandes sobre la estufa.

Te preguntarás ¿cómo hacer tamales? Bueno, el proceso lleva todo el día, la preparación suele comenzar uno o dos días antes.

Es prácticamente inaudito hacer solo unos pocos tamales. En la mayoría de los casos, cuando se preparan, se hacen cientos a la vez.

En las comunidades es un evento familiar su preparación en donde todos, jóvenes, viejos, familiares y amigos, están invitados a las fiestas de tamales, donde los disfrutan, saborean y aman.

Los tamales siempre han sido amados por los hispanos y a partir del siglo XX se han hecho conocidos y queridos por varias culturas alrededor del mundo.

Encuentra más en: KiwiLimón, Youtube, Reforma